Skip to content

¿Es caro el diseño web?

diseño-web-precios-blog

Esta es una pregunta que me persigue desde que trabajo como diseñadora web freelance. No solo por tener que responder a peticiones de presupuestos, claro está,  sino porque es una de las preguntas más frecuentes sobre diseño web que me hacen “a pie de calle”.

Al buscar en internet, podemos encontrar un mismo proyecto web por 250€ y por 1500€. Estas diferencias de precio entiendo que desconciertan mucho.

En este post voy a intentar aclarar dudas sobre la gran diferencia de precios a la hora de contratar un diseñador web. Daré algunas referencias de precios para que sirvan de guía básica y explicaré el por qué de cada uno de ellos. 

Creo que lo importante no es solo el dato, sino el porqué de esa tarifa. Al fin y al cabo, el diseño web puede dar mucho más valor a vuestro negocio que una simple exclamación de: ¡Qué chula es tu página!

¿Por qué necesito el diseño web para mi empresa? ¿De verdad es tan importante?

No descubro nada nuevo si digo que actualmente todo el mundo busca estar visible en internet. Google se ha convertido en el mayor escaparate de la historia y todo el que no está online se está perdiendo muchas posibilidades de negocio.

Antes, tener una página web era una opción, ahora es casi obligatorio.

Pero una web es más que un simple escaparate. Nos permite ofertar nuestros productos o servicios a un mayor número de personas ampliando nuestro negocio más allá del plano offline.

De esta manera, aumentan nuestras posibilidades de venta, pero también transmite profesionalidad y confianza, si la web está bien hecha. En cambio, si es un desastre solo estamos dando una mala imagen de nuestro negocio y esta impresión nunca nos va a beneficiar.

Hay ocasiones en las que me encuentro con gente que piensa que un diseño web siempre va a cumplir con sus objetivos y no hay necesidad de invertir en su página. Creen que con algo barato y rápido y “cómo sea”, lo van a tener todo. Con el tiempo descubren que los resultados no son los que esperaban o lo que les habían prometido.

Al final, el tema de tener un diseño web bueno o uno cualquiera, se reduce a lo siguiente: si en tu tienda contratas a un buen empleado, lo más fácil es que tengas más ventas y tu negocio sea más productivo. Pero si contratas a una persona que no se esfuerza y hace las cosas por hacerlas, sin ningún interés, no vas a tener los mismos resultados.

Pues una web es lo mismo, es un empleado que trabaja por ti los 365 días del año.  Tu página será “esa persona” que recibirá a tus clientes y les venderá tu negocio.

Existen diferentes caminos (y precios) para conseguir el diseño web de tu página.

  • Hacer el diseño web tú mismo (o algún conocido): Estamos en la era del hazlo tú mismo o DIY y es algo que está muy bien. Soy la primera a la que le gustan mucho ese tipo de tutoriales, pero seamos honestos, hay cosas que puedes aprender a hacer tú mismo y otras veces en que necesitas (si quieres un trabajo bien hecho) llamar a un profesional para que lo haga para ti.

El diseño web es complejo y sí, viendo tutoriales puedes hacerte una web, claro que sí, pero esa web no va a tener la usabilidad y funcionalidad que la que pueda darte un diseñador web.

No te dedicas a esto y es normal que no sepas hacerlo igual. Lo más fácil es que tengas muchos fallos y, sobretodo, que debas invertir mucho tiempo y esfuerzo. Ojo, puedes ser un portento y que te salga todo perfecto a la primera, pero no es algo que suela pasar y lo sabes…

Esta opción de hacerlo tú mismo, la recomiendo si quieres una página web o un blog a modo de hobbie. Hay mucha gente que disfruta creando contenido o teniendo una pequeña tienda en internet, con por ejemplo manualidades que crea en su tiempo libre, pero su objetivo no es vivir de eso, sino cultivar una afición. En este caso, me parece perfecto crear tu web a partir de tutoriales, ya que no buscas un objetivo de ventas concreto.

 

 

En resumen si quieres una web con la que conseguir objetivos y ventas, no te recomiendo que lo dejes en manos de un tutorial.

  • Contratar a una empresa de diseño: Aunque hay que informarse y filtrar, esta opción asegura que el trabajo lo van a hacer personas profesionales que se dedican a esto. Dentro de esta opción podemos encontrar dos variantes de agencia:
      • Agencias tipo low cost: son las que por ejemplo por 200€ te montan la web. Sí, son muy baratas, pero no siempre son la opción más recomendable.

¿Por qué no? Por que por ese dinero no puedes tener una calidad mínima suficiente para que de resultados. Nada más el tiempo que tarda un diseñador web en crear una página ya sale más caro.

¿Y por qué son tan baratas?  Porque usan normalmente plantillas gratuitas que reducen costes, pero hacen que tu página sea igual a la del vecino y siempre escogen las versiones más sencillas de todos los elementos que componen una página web, lo que hace que el servidor pueda ser lento o que el formato no esté adecuado para ser visualizado correctamente en diferentes dispositivos.

Esta opción puede ser adecuada para personas que aunque quieran, no pueden gastar dinero en su web y tampoco se ven capaces de hacerlo a través de tutoriales.

      • Agencias de diseño web: si nos quitamos las de tipo low cost, con el resto de agencias, normalmente te aseguras tener un trabajo más cuidado y de calidad. En contra, he de decir que tienen un precio más elevado.

Uno de los motivos principales por los que sus precios son más altos, es porque  al ser empresas en las que hay varias personas trabajando hay más gastos asociados (sueldos, luz, alquiler…) motivo por el que el precio se suele ver incrementado.

Por ejemplo, una web corporativa realizada a través de agencia puede situarse entre los 1.500€ – 3.000€.

Esta opción es buena para empresas de gran envergadura que requieren de páginas web con muchos extras y que su diseño resulta más complicado. Estas agencias, al tener un conglomerado de gente multidisciplinar, cubren las necesidades que este tipo de empresas pueden tener.

  • Contratar a un diseñador web freelance. Esta es la opción intermedia y que suele cubrir las necesidades de la mayoría de las empresas de pequeño y mediano tamaño. Los diseñadores web freelance podemos cubrir un amplio rango de situaciones. La relación calidad/precio está más ajustada y sería bajo mi punto de vista, la mejor alternativa para gente que quiere invertir en su web, pero tiene un presupuesto limitado.

Modificar y actualizar páginas y logos corporativos es un trabajo bastante habitual. No pocas veces la gente empieza contratando diseño web tipo low cost y luego se encuentran con que la página no les resulta tan útil como pensaban (carga despacio, es muy parecida a la de su competencia o la arquitectura es de difícil navegación y da una mala experiencia de usuario)

Aunque el precio de los diseñadores web también tienen sus rangos, de forma orientativa, los precios pueden moverse entre los 700€ – 1500€ para páginas de empresa, según sea su contenido.

Elementos que influyen en el precio del diseño web.

Esta vida es compleja y muy pocas veces vamos a encontrarnos con una respuesta única. El tema de los precios en el diseño web, no es distinto. Cuando se pide un presupuesto, casi seguro que la respuesta irá acompañada de un depende.

Dar un precio cerrado en diseño web, es como dar un precio cerrado a la hora de ir a contratar un banquete de bodas… todo depende.

Os quiero explicar algunos elementos importantes que un diseñador web tendrá en cuenta a la hora de daros un presupuesto. Estos extras, por llamarlos de alguna forma, son los que van a hacer que la página cueste unas veces 400€ y otras 2000€. Cada proyecto necesita de una estructura y según su complejidad, resultará un precio.

  • Hosting y dominio web: Para tener una web debes saber que es imprescindible tener un hosting. Es el espacio donde estará alojada tu web. Desde ese sitio en internet, la página podrá ser vista por cualquiera que acceda a ella.

Tener un servidor de calidad es importante y no merece la pena escatimar unos pocos euros al mes. Si tienes un buen hosting, te evitarás problemas. Hay que tener en cuenta elementos como velocidad de carga, que tenga suficiente espacio para alojar la web y el servidor de correo, certificados de seguridad SSL y un buen soporte y servicio al cliente que no te deje tirado si un día lo necesitas.

Al pedir un presupuesto, normalmente te dirán cuánto te va a costar el hosting. Si no te lo incluyen en el presupuesto, tendrás que preguntarlo ya que dependiendo del tipo de hosting el precio variará. Su precio puede estar entorno a unos 60€ al año. En mi caso, trabajo con un hosting muy económico y fiable que está en 35€ al año.

El dominio web es el nombre de tu página web en internet. Al igual que el hosting, es un elemento fundamental e indispensable. Es algo que tu diseñador también incluirá en el presupuesto.

  • Diseño Web WordPress: Como os podéis imaginar, según el tipo de página que queráis, costará más o menos a nivel técnico y ese factor repercutirá en el precio. No es lo mismo una página web estándar (home, sobre mí, una o dos páginas de servicios, contacto y quizá blog), que una con más secciones, categorías, subcategorías, desplegables, elementos multimedia…

En un trabajo hecho a medida no solo cuenta el trabajo técnico, también lleva detrás un esfuerzo creativo importante. Además de única y bonita, la página también debe ser fácil de utilizar, intuitiva y práctica en cuanto a la navegación, para conseguir una buena experiencia de usuario.

El precio medio de una página web sencilla (home, sobre mí, una o dos páginas de servicios, contacto y blog) ronda los 1000€.

  • Programación: Normalmente el desarrollo de una web necesita de unas horas de programación. Estas horas van a depender de la dificultad del proyecto. A más dificultad, más tiempo de programación y por lo tanto el coste se verá incrementado.

Los precios de un programador suelen oscilar entre 30 € – 70€  euros /hora.

  • Textos y copywriting: De forma habitual, los diseñadores web ponemos los textos que nos dan nuestros clientes para su web, ya que no es nuestro trabajo la redacción de los contenidos.

Mucha gente no sabe qué poner, o cómo hacer atractivo el contenido de su página, para ello algunos diseñadores, como es mi caso tenemos colaboradores que pueden redactar los textos, son los llamados copywriters o copys.

Para una web los textos son muy importantes, ayudan a posicionar en Google y además, son los que van a vender tus productos o servicios. 

No significa que haya mucho texto, sino que el que haya, sea de calidad. Los precios orientativos pueden ser de unos 40€ por cada artículo de blog. Para los textos con copywriting de una web, dependiendo de sus secciones, el precio puede estar entre 300-500€ por página individual y entre 800-1500€ por proyecto completo (sería el caso del ejemplo de web básica que os he puesto ante

  • Fotos y vídeo: Son elementos diferenciadores en los que es importante invertir: Aportan profesionalidad, transmiten confianza y por tanto será más fácil que quieran comprarte a ti si tienes una web cuidada, que una web con fotos poco profesionales hechas con un móvil o incluso fotos muy generales de archivo, totalmente impersonales y que poco aportan a la web.

Como en mi caso, también hay diseñadores web que ofrecen el servicio de fotografía, si lo quieres incluir en tu web.

El precio para un proyecto totalmente hecho a medida, tipo web como la que hemos estado viendo a lo largo del post (home, sobre mí, una o dos páginas de servicios, contacto y blog) lo puedes encontrar entre 500€ y 1000€.

El vídeo puede oscilar un poco más en el precio entre 400 € hasta 1500€, dependiendo si es vídeo corporativo, de producto o si quieres un cortometraje.

  • Diseño gráfico: A la hora de hacer una página web, normalmente el diseño gráfico se emplea para construir el logo y la imagen de marca. Estos elementos se pueden construir desde cero o se pueden modificar si ya existen, para actualizarlos en caso de que estén desfasados.

Este trabajo de diseño irá acompañado por un manual de marca en el que se explicarán las características de tu logo (el color, tamaño, tipografía, nombre…) que servirá de guía para futuros cambios y trabajos, si hay que volver a modificar la web por algún motivo o incluir más contenidos y así no perder la identidad creada.

El diseño de logo lo puedes encontrar por unos 300€ y el manual de marca que te comento, ronda los 250€.

  • Mantenimiento Web: Tener un buen mantenimiento es muy importante. Puedes contratarlo con el diseñador que te ha hecho tu página o buscar un servicio externo. Recomiendo que lo contrates con la persona que ha diseñado tu web, más que nada porque la conoce mejor que nadie y sabe qué puntos hay que ir revisando periódicamente.

Pero sea como sea, asegúrate de tener un buen mantenimiento, porque una página que un día deja de funcionar bien o sufre desconfiguración, por ejemplo por malware, es un completo desastre y a la larga te saldrá más cara.

Aunque no es mantenimiento estrictamente hablando, hay diseñadores como es mi caso, que damos una vez terminada la página algo de formación, si no la tienes. Te enseño a subir contenido, hacer algunas modificaciones o te explico cómo añadir o cambiar fotografías, sin necesidad de depender de un diseñador web para mantener actualizada tu página.

Según el tipo servicios, su precio puede rondar entorno a 15-80€ al mes.

¿Diseño web, gasto o inversión?

No te olvides de que el objetivo de tu página web es vender. Para eso no tienes que elegir las versiones más caras de todo lo que hemos comentado. Una web no es mejor por costar más dinero, es mejor por estar bien hecha según lo que necesites y quieras conseguir. A veces, menos es más.

En este sentido los diseñadores web podemos aconsejarte. En mi caso, llevo años diseñando webs y puedo orientar a mis clientes sobre qué acciones son las más indicadas, sencillas y efectivas para conseguir los objetivos propuestos.

Una página de empresa no es un hobby, no la trates como si lo fuera. Con tu web puedes hacerte más visible, conseguir aumentar el tráfico hacia tu negocio, ganar autoridad en tu sector y ganar más dinero.

Como ya he dicho las páginas muy baratas a la larga, suelen salir caras porque normalmente están cogidas “por los pelos” y al final, no son de utilidad y habrás perdido poco dinero, pero lo habrás perdido.

En cambio, si inviertes algo más en una web, sí tendrás más papeletas para que funcione como esperabas. De esta forma estarás invirtiendo, no gastando y en un periodo de tiempo determinado, podrás recuperar ese dinero.

Espero haberos ayudado y orientado un poco acerca del precio del diseño web. Entiendo que es un mundo complejo, pero ahora tenéis herramientas para diferenciar mejor entre un buen y un mal trabajo de diseño web.

Si tenéis alguna duda, os invito a escribirme a través de mi web,  estaré encantada de leeros y de resolver vuestras dudas o de orientaros o de prepararos un presupuesto a medida si lo necesitáis.

Un saludo,

Ari

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

También te puede interesar ...

Las Cookies (sin pepitas de chocolate)

Las Cookies (sin pepitas de chocolate)

Si eres de los que navegan mucho por internet te habrás dado cuenta que páginas que solías entrar vuelven a pedirte que aceptes las #cookies, ¿Y porqué? por que ya no es válido el “si…
¿Es caro el diseño web?

¿Es caro el diseño web?

Esta es una pregunta que me persigue desde que trabajo como diseñadora web freelance. No solo por tener que responder a peticiones de presupuestos, claro está,  sino porque es una de las preguntas más frecuentes…
La importancia de una buena Identidad Corporativa

La importancia de una buena Identidad Corporativa

Aunque llevo ya más de 10 años en el mundo del diseño, desde que trabajo como freelance sé de primera mano lo duro que puede llegar a ser el comienzo de una nueva empresa; sé…

¿Dudas? ¡Escríbeme por WhatsApp!